El Bloque del Trabajo, Democracia y Libertad logra una gran victoria en las elecciones generales.

Las elecciones generales del 12 de junio han dejado un panorama llego de grandes problemas. Los resultados muestran que el futuro próximo no le resultará fácil al partido gobernante PJD (AKP en sus siglas turcas) ni al resto de partidos del sistema.

El factor real que hizo aumentar los votos del PJD no fue el apoyo de la gente a la política del PJD, si no la disolución de los partidos de derechas cuyos votos fueron para el PJD. El PJD se ha convertido en el centro de la derecha conservadora. En cambio, el PJD sufrió una gran derrota en la región kurda.

El CHP (partido socialdemócrata) no inspiró confianza al pueblo como alternativa. El “nuevo CHP” y “el viento Kiliçdaroglu” se acabó antes de empezar. El CHP obtuvo el 26 % de los votos y obtuvo 135 escaños, pero inmediatamente comenzaron los problemas internos.

Con casi el 50 % de los votos y 326 escaños, el PJD parece haber tenido éxito engañando al pueblo, pero no parece que los días venideros sean buenos para nuestras gentes. Tampoco hace falta ser adivino para saber que al PJD le esperan tiempos difíciles.

Esto es así debido a los muchos problemas a los que se enfrenta Turquía: económicos, de política exterior, la cuestión kurda, presión y discriminación de las minorías, la cuestión de la mujer, problemas medioambientales, los sistemas de educación y salud, desempleo, y así sucesivamente. El déficit, la deuda interna y externa, el incremento de los impuestos, los precios y la inflación muestran que el gobierno del PJD se lleva cada día que pasa un trocito del pan de los trabajadores y trabajadoras. Además, el gobierno del PJD que jugó a ser demócrata remendando la Constitución Militar mediante un referéndum, no pudo engañar con vagas promesas ni al creciente movimiento kurdo ni a las luchas de los trabajadores.

Nosotros, como Partido del Trabajo, optamos por tomar pasos en pro de la democracia para los trabajadores, obreros, Kurdos, Turcos y de todos los pueblos de Turquía. Desde el principio, hemos insistido en la necesidad de unir a las fuerzas que luchan por la paz, la democracia y la libertad para formar una alternativa contra el PJD y el resto de partidos del sistema. Como resultado de este trabajo, participamos en las elecciones con candidatos independientes bajo la bandera del Bloque por el Trabajo, la Democracia y la Libertad. El partido político del movimiento kurdo en Turquía (BDP) y nosotros (Partido del Trabajo) éramos las principales fuerzas de este bloque en el que también había otros 16 partidos y organizaciones.

El ex-presidente del Partido del Trabajo, Abdullah Levent Tuzel, fue el candidato independiente del Bloque por Estambul, la ciudad más grande de Turquía. Había casi 60 candidatos independientes, especialmente en la región kurda de Turquía y en algunas ciudades occidentales como Estambul, Esmirna, Ankara (la capital), Mersin, Adana, etc.

Participamos en las elecciones como Partido del Trabajo (EMEP) en más de 40 ciudades. En estas ciudades los miembros del bloque apoyaron al EMEP como el partido del bloque.

Por último, pese a las antidemocráticas leyes electorales, a la barrera del 10 %, a los arrestos y tiroteos (dos niños kurdos y un profesor retirado fueron muertos por la policía duran el periodo de la campaña electoral), el verdadero ganador de estas elecciones ha sido el Bloque del Trabajo, Democracia y Libertad. Nuestro ex-presidente Abdullah Levent Tuzel fue elegido Miembro del Parlamento (MP) con 143,000 votos. En total el Bloque obtuvo 36 MP demostrando que es un movimiento popular. Con candidatos de todas las nacionalidades (turca, kurda, siria), el Bloque se ha convertido en la verdadera fuerza de oposición en la lucha por una constitución democrática y una Turquía democrática.

Todas las fuerzas obreras, democráticas y progresistas de Turquía deberían analizar cuidadosamente los resultados de estas elecciones y unir sus fuerzas al Bloque.
Selma Gurkan
President

Compartir