Detened la provocación e Jerusalén

Los devotos Palestinos musulmanes proclaman consignas durante la oración del viernes en frente de la mezquita de la Cúpula de la Roca, en el complejo de la mezquita de al-Aqsa, en la Jerusalén Vieja, el 8 de diciembre de 2017. Israel desplegó cientos de policías adicionales después de las llamadas a las protestas tras los principales rezos musulmanes de la semana contra el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte del Presidente de USA Donald Trump.

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que trasladaría la embajada de EE.UU a Jerusalén, reconociendo oficialmente a esta ciudad como capital de Israel.

Esto es una seria provocación que causará nuevos conflictos en Oriente Próximo. Con esta paso, Trump conseguirá aumentar el conflicto.

Con esta decisión, Trump pretende reforzar su situación en casa, al igual que iniciar un nuevo proceso en alianza con Israel, Egipto y Arabia Saudí contra las influencias rusa e iraní en Oriente Próximo.

Es el pueblo palestino quien decidirá en el proceso de paz si están a favor de una Estado Palestino, con Jerusalén como capital, o por dos estados, Palestina e Israel, compartiendo Jerusalén como capital.

Sin embargo, para poder reanudar el proceso de paz, primero es necesario acabar con la provocación estadounidense-israelí, detener la política israelí de establecimiento de nuevos asentamientos, abandonar los territorios ocupados y el retorno de los palestinos que fueron expulsados.

Ni a los pueblos de Oriente Próximo ni al mundo les interesa abrir nuevos conflictos en una región en la que ya hay una guerra. Los Estados Unidos y los poderes imperialistas deben sacar sus manos de Oriente Próximo inmediatamente.

El Presidente Erdoğan y su gobierno están intentando beneficiarse de la decisión de Trump. Intentan ocultar problemas locales utilizando este asunto como instrumento para sus políticas reaccionarias y racistas.

Este asunto no puede ser tratado como un problema religioso o sectario. Son las políticas de los imperialistas y sus colaboradores quienes crean este problema. El imperialismo estadounidense y el sionismo israelí no pueden ser combatidos con palabras. Deben cancelarse todos los acuerdos bilaterales, incluyendo los acuerdos militares y económicos, conocidos y secretos. Sin esto, no es posible avanzar.

Como Partido del Trabajo, apoyamos incondicional y sinceramente al oprimido pueblo palestino.

Pedimos a la clase obrera y trabajadora que apoye la justa causa del pueblo palestino.

¡Por el fin de las provocaciones!

¡Por el fin de la ocupación!

Viva Palestina libre e independiente

PARTIDO DEL TRABAJO

Compartir