La lucha contra el régimen unipersonal y sus nuevos ataques


El Comité Ejecutivo del Partido del Trabajo (EMEP) evaluó los resultados de las elecciones del 24 de junio. Durante dos días, se debatieron en detalle el proceso electoral, el día de las elecciones y los hechos posteriores. Tras el debate, EMEP emitió un comunicado “Erdogan y la Alianza Presidencial consideraron la victoria en las elecciones como refuerzo de cara a los nuevos ataques contra las masas obreras”. EMEP solicitó la colaboración contra el régimen unipersonal y sus nuevos ataques remarcando que las declaraciones de Soylu atacando al HDP y CHP son “signos de violencia y represión política, polarización y presión continua sobre la oposición”.

LOS RESULTADOS NO SON UN FIEL REFLEJO DE LA VOLUNTAD DE LOS VONTANTES

Se subrayó que durante el proceso electoral y una vez que se hicieron públicos los resultados, de un análisis de los mismos no se puede concluir que reflejen fielmente la voluntad de los votantes. En la declaración se pone de manifiesto que “en las elecciones del 24 de junio bajo el OHAL –estado de excepción- Erdogan y los partidos de la Alianza Presidencial utilizaron los poderes públicos y sus posibilidades de manera ilimitada y sin problema, a la vez que evitaron el trabajo político de la oposición especialmente en los medios de comunicación, lo cual crea un problema de legitimidad. Durante la elección, las urnas y el censo tampoco eran seguros. El anuncio de los resultados por la Agencia Anadolu antes que el propio YSK (Comité Supervisor Electoral), el temprano anuncio de su ‘victoria’ por parte del Presidente Erdogan, basado en estos datos, ha añadido elementos de sospecha a las elecciones”.

EL AKP NO PODRÁ MANTENER LA MAYORÍA PARLAMENTARIA

EMEP considera que al margen de los debates y controversia sobre la legitimidad, los resultados de las elecciones muestran que van disminuyendo las esperanzas de los trabajadores de que el AKP y Erdogan resuelvan los problemas. Las elecciones del 24 de junio, comparadas con las del 7 de junio y 1 de noviembre de 2015 y las votaciones en el referéndum del 16 de abril, indican que el apoyo de las masas a los partidos de la Alianza Presidencial ha disminuido en lugar de crecer. El AKP ha perdido votos en comparación con elecciones previas. Sin embargo, es evidente que los trabajadores que votaron por el AKP no son aun capaces de actuar independientemente de los intereses del capital en lugar de sus intereses de clase. Los trabajadores que se alejaron del AKP votaron por el MHP en la Alianza Presidencial. EMEP también se ha referido a los votos de la Alianza Millet (formada por el CHP, el Buen Partido –IYI party-, el Partido de la Felicidad –SAADET- y el Partido Democrático) apoyada y promovida por un sector de la clase capitalista, comentando que no han recibido el apoyo que esperaban aunque recibieron el apoyo de segmentos del electorado.

EL PUEBLO KURDO ES DECISIVO EN LA DEFENSA DE SUS DEMANDAS DEMOCRÁTICAS

Respecto a los resultados electorales del HDP, EMEP ha comentado: “El HDP, que participó en las elecciones fuera de estas dos alianza, se ganó la representación en el parlamento como el tercer partido con votos tanto de la población kurda como con apoyo en el oeste. El apoyo de nuestro partido, de fuerzas democráticas y de algunos sectores bajo la influencia del CHP jugaron un papel decisivo en superar el umbral de votos necesario (10 %). Pese a la pérdida parcial de votos en las provincias del HDP, los resultados muestran que el pueblo kurdo seguirá defendiendo sus demandas democráticas contra la opresión, las prohibiciones y los ataques”.

SE PREPARAN NUEVOS ATAQUES

Erdogan y la Alianza Presidencial consideran la victoria como un refuerzo para nuevos ataques contra las masas trabajadoras. EMEP subrayó que los nuevos ataques están a la puerta: “El corriente déficit contable y presupuestario siguen en aumento y la depreciación de la lira continúa. Los precios de los productos básicos, especialmente comida, están al alza y la inflación se aproxima rápidamente al doble dígito. Las tasas de crecimiento de la economía mundial disminuyen y se incrementan las crisis. Tras las elecciones del 24 de junio, las organizaciones del monopolio burgués, tales como TÜSIAD, junto con los monopolios extranjeros y los centros financieros explicaron las expectativas del bloque gobernante en torno a Erdogan y las ‘reformas’ en forma de ‘incremento de impuestos’. Esta es una exigencia de la crisis económica a los trabajadores y es una señal de que las condiciones de trabajo y las condiciones de vida irán empeorando en breve. No será una sorpresa el que se incrementen las medidas de austeridad por el bien de la economía, ni que aumenten los impuestos. No es desacertado pensar que Erdogan utilizará todos los medios contra las posibles huelgas de trabajadores, como en el pasado, y que las reacciones serán suprimidas”.

 “La violencia y las políticas represivas y la polarización son las primeras señales de que se mantendrá la presión sobre la oposición”, dice EMEP, en referencia a las amenazas del ministro del Interior, Soylu, a la co-presidenta del HDP, Pervin Buldan, y a la prohibición de participar en funerales de mártires (soldados muertos en combate) a miembros del CHP. En este sentido, la Alianza Presidencial intentará construir una administración al servicio de un solo hombre, prescindiendo de las conquistas democráticas”.

LA LUCHA POR LA DEMOCRACIA DEL PUEBLO

En su declaración, que señala que es posible parar el movimiento que será puesto en marcha para la construcción de un régimen unipersonal, EMEP hace la siguiente llamada a obreros y trabajadores: ”Las fuerzas del trabajo, la paz y la democracia no cejarán en esta lucha. Nuestro partido ha hecho campaña a favor de ‘una democracia popular basada en la verdadera soberanía del pueblo’ frente a las ofertas hechas a los trabajadores basadas en un ‘régimen unipersonal’ o en una democracia ‘parlamentaria´. El debate sobre el régimen no queda cerrado tras las elecciones. Independientemente del nombre del régimen político, los gobiernos continuarán funcionando como cuerpos políticos del capital, utilizando todos los medios y métodos. Nuestro partido sigue llamando a la lucha, como se puso de manifiesto en la plataforma electoral: ‘un nuevo orden basado en una constitución elaborada por la asamblea constituyente de la gente elegida por la gente, con la mayor participación posible y presentada al pueblo para su aprobación, que garantice el poder y soberanía absolutos del pueblo y las libertades y derechos democráticos’. En este marco, hacemos un llamamiento a la unidad de todos los obreros y trabajadores; a todas las fuerzas que luchen por la paz y la democracia contra un régimen unipersonal y nuevos intentos de ataque”.

Compartir